BADAJOZ, PAISAJES LITERARIOS, es un producto turístico literario en el que la Diputación de Badajoz pretende dar valor a los recursos literarios de la provincia, destacando las huellas, en sus localidades de origen o vecindad, de la vida y obra de los principales escritores y escritoras de nuestra tierra, relacionándolos con los lugares donde nacieron y vivieron,o donde se inspiraron para crear algunas de sus obras.

El objetivo es complementar la oferta turística con un producto cultural original y de calidad que incremente el atractivo de nuestras localidades y comarcas. Aunque el proyecto nace con vocación de ser ampliado comienza en once enclaves, de los cuales nueve de ellos gira en torno a la vida de y obra completa de escritores y escritoras y los otros dos, alrededor de obras específicas.

Es un proyecto turístico que se apoya en recursos culturales y literarios. Relaciona estos recursos con el resto de recursos naturales y culturales de la provincia, incorporándolos a la oferta turística de Badajoz y Extremadura.

Incorpora los procesos de desarrollo territorial de las comarcas de la provincia la puesta en valor de un recurso cultural de primera orden: el que configuran los más relevantes escritores y escritoras de la provincia.

En Granja de Torrehermosa, tenemos concretamente la de la literatura de entre los siglos XX y XXI de nuestro querido Santiago Castelo.

SANTIAGO CASTELO – GRANJA DE TORREHERMOSA

Como ocurre con los que abandonan de jóvenes su lugar de nacimiento e infancia, Granja de Torrehermosa fue para Santiago Castelo un lugar y un tiempo. El lugar de las “siete espigas bajo el sol” y el tiempo de la memoria.

Basta con el rastro de la memoria del escritor para dejar las calles y rincones de Granja adheridos de recuerdos y llenos de su personalidad afable y generosa. Aunque fronteriza y ya en el límite con Córdoba y Andalucía, Granja de Torrehermosa es nítidamente extremaña en la obra de Santiago Castelo.

Es una localidad distinta: La Granja de Santiago Castelo.

Biografía José Miguel Santiago Castelo

Nació en Granja de Torrehermosa el 11 de septiembre de 1948 y murió en Madrid el 26 de mayo de 2015.

En Madrid residió desde 1964, donde estudió periodismo de 1968 a 1972, obteniendo el premio al mejor expediente de los alumnos de Escuelas de Periodismo de España.

A partir de 1970 se integró en la plantilla del Diario ABC, del que fue subdirector desde 1988 hasta 2010, en que pasó a presidir el Consejo Asesor del periódico. Autor de numerosos artículos (los primeros los publicó en HOY y a partir de agosto de 1970 en ABC), Santiago Castelo obtuvo a lo largo de su vida los premios de periodismo “Luca de Tena”, “Julio Camba” y “Martín Descalzo”.

Su primer poemario fue Tierra en la carne, publicado en 1976. Tras él vinieron otros muchos, algunos de los cuales lograron premios literarios: La sierra desvelada (1980), premio nacional “Gredos”, Memorial de Ausencias (1982) premio “Fastenrath” de la Real Academia Española, Quilombo (2008), premio “Extremadura a la Creación” y La Sentencia, su libro póstumo, premio “Gil de Biedma”.

El resto de sus veinte libros de poemas es: Monólogo de Lisboa (1980), Cruz de guía (1984), Como disponga el olvido (1985), Cuaderno de verano (1985), Al aire de su vuelo (1986), Antología extremeña (1991), Diario de a bordo (1994), Habaneras (1995), Hojas cubanas (1997), Siurell (1988), Cuerpo cierto (2001), Catorce sonetos (2002), La huella del aire (2004), la hermana muerta (2011) y Esta luz sin contorno (2013).

Fue director desde 1996 de la Real Academia de Extremadura y en 2006 fue distinguido con la Medalla de Extremadura.

En el año 2000 fue nombrado hijo predilecto de Granja de Torrehermosa, donde tiene calle a su nombre desde 1982.

En Granja se conserva su casa natal, donde su madre tenía un taller de costura. Sus primeros artículos, publicados en HOY en la década de los 60, los dedicó a su localidad de nacimiento: uno, a un “niño tontito”  que vivía en su calle y otro, a Ventura Villarrubia PIla, poeta y concejal socialista de Granja de Torrehermosa durante la Guerra Civil que acabó exiliado en México.

Tambien su primer artículos de ABC, Siete espigas bajo el sol, lo dedicó a su pueblo natal, al que hizo tambien numerosas alusiones a sus poemas.

1) Casa Natal

En el número 56 de la calle que hoy en día lleva el nombre del periodista y poeta está la casa en la que nació José Miguel Santiago Castelo. En ella su madre tenía un taller de costura en el que, escuchando las coplas de Concha Piquer, le surgió al escritor su impulso poético.

2) Calle de la Infancia

En 1982 el Ayuntamiento de Granja de Torrehermosa decidió dar el nombre de Santiago Castelo a la calle en la que nació, hasta entonces llamada Calle Maguilla. “Calle Maguilla del alma”, dirá el poeta. En la misma calle estuvo la escuela privada de la maestra Lorenza, donde Santiago Castelo aprendió sus primeras letras.

 

Paisano.

¿Mi calle muerta?

No. Mientras haya una luna que se miere quieta en ella,

mientras un sol la germine

y mientras yo sea poeta,

mi calle-chiquita y blanca

seguirá esperando fiestas.

3) Parroquia Nuestra Señora de la Concepción

La iglesia parroquial, declarada en 1931 Monumento de Interés Histórico Nacional, destaca sobre todo por su esbelta torre de estilo gótico-mudéjar.

Su construcción data de finales del S. XV y primera mitad del S.XVI. En el interior del templo se encuentra la pila bautismal en la que fue bautizado José Miguel Santiago Castelo.  Se trata de una pila de forma octogonal, con motivos ornamentales de veneras y cruces santiaguistas en cada una de sus caras.

4) Escuelas Públicas

El patio posterior del actual Centro de Educación Infantil y Primaria (C.E.I.P.) “Alcalde Paco de la Gala”, es el mismo por el que correteó y pasó sus recreos Santiago Castelo en las que entonces se conocían como Escuelas Públicas.

El Edificio mantiene la estructura original de su construcción en 1929. Algún día llegó a su casa el niño José Miguel canturreando las coplas que les enseñaban en la escuela:

 

… El pañuelo que me diste

cuando yo lavando estaba

¡Ay, se lo ha llevado el río!

¡Ay, se lo ha llevado el agua…!

5) Casas Consistoriales y Escudo Heráldico

El Ayuntamiento de Granja de Torrehermosa fue erigido en 1895, con notables influencias arquitectónicas provenientes de la colindante Córdoba, con reminiscencias islámicas, como la estructura en torno al patio central o los abundantes adornos de azulejería en el interior.

En la fachada principal, a la derecha de la pueta de entrada, un mosaico de azulejos incorpora el escudo de la localidad en la que figuran siete espigas. A ellas se refiere Santiago Castelo en el primer artículo que publicó en el diario ABC, dedicado a su pueblo natal, con el título Las siete espigas bajo el sol.

Porque el escudo nobiliario de Granja de Torrehermosa no tiene más aureola que siete espigas ni más corona que un lema: Frumentaria Ubertate Nobilis.

Por la abundancia de tus campos eres noble.

6) Ermita Cristo del Humilladero

Santiago Castelo compuso el himno del Cristo del Humilladero, al cual pertenecen estos versos:

Que no falte, Señor, tu dulce amparo,

sobre el pueblo que en ti siempre confía.

Sé viva luz en nuestro desamparo

y la ceguera de nuestros pasos guía.

7) Poema en el Cementerio

Los restos de Santiago Castelo reposan en el cementerio de Granja de Torrehermosa, junto a los de otros miembros de su familia.

A la entrada del camposanto, en la pared diestra del acceso, figura un mosaico de azulejos con el texto del poema Camposanto de Granja, escrito por Santiago Castelo a la memoria de Manuel Machado.

Para más información podéis descargar el folleto en pdf realizado por la Diputación de Badajoz:

Para su descarga, pulse sobre el icono superior